07 septiembre 2011

La comunicación cuando manejo

Cómo mi manera de comunicar ayudaría a mejorar la experiencia al manejar

El tráfico de Lima es caótico. Tal vez un mal planeamiento de construcción de calles y avenidas es la causa; sin embargo, la actitud del conductor es indispensable para que el caos vehicular se vuelva armonioso.

¿Qué tiene que ver la comunicación? ¡Pues todo! La Comunicación es parte esencial para hacer un cambio en la sociedad, entendiendo que el cambio empieza por uno mismo.

Estos son algunos casos que seguro han vivido en alguna ocasión, ya sea porque lo hicieron o porque se molestaron con alguien que lo hizo.

1. Un carro me cerró... ¡Lo voy a cerrar también! 
Esta típica actitud la vemos a diario pero, ¿cuántas veces nos detenemos a reflexionar sobre ella? Objetivamente podemos ver que un auto ha cerrado a otro, luego subjetivamente pensamos: está borracho, de seguro algo le hizo el otro, etc. La actitud del conductor que ha sido cerrado es defensiva "¿por qué me cierra?, ¿qué tiene? o ¿qué se cree?" se piensa inmediatamente. Luego viene lo de siempre, se acelera para alcanzarlo y gritarle unos cuantos insultos. Para finalizar lo cierro también para que sepa qué se siente. 

Los que manejamos sabemos que nuestra visión al conducir es muy limitada. Solo vemos hacia adelante y unos espejos de pocos centímetros nos ayudan a ver atrás. A pesar de eso, siempre pensamos saber qué sucedió en realidad, cuando no. Un carro puede cerrarme porque tal vez a él lo ha cerrado otro auto, porque tuvo que hacer una maniobra de emergencia o por cualquier otro motivo. Pero claro, siempre pensamos que es para molestarlo a uno.

2. ¡Mujer tenías que ser! 
Sí, todos hemos escuchado alguna vez esta frase, y muchas veces. No voy a negar que al manejar la mayoría de errores que he visto han sido por mujeres, pero cuando vemos en las noticias los grandes choques, estos son ocasionados por hombres. Una vez escuché la frase: "las mujeres harán burradas cuando manejan, pero los hombres manejan como bestias" y no deja de tener razón en algunos casos.

El problema: el prejuicio. El ver a las mujeres como quienes hacen burradas al manejar, es una idea irracional. El suponer que una mujer, por el hecho de ser mujer, no va a saber manejar según las exigencias de una ciudad, es menospreciar su habilidad. Y claro, cuando ella cometa algún error, el prejuicio "me avala" de gritarle o incluso insultarla. Cosa poco civilizada y racional. 

"Un poco de autocontrol y respeto civilizado haría mejorar la comunicación entre los conductores"

3. El peatón no tiene preferencia 
En otros países el peatón es "el rey" de la calle, lo tratan con respeto y reverencia, ya que al estar en una situación más "indefensa" que alguien con un auto, se le debe dar la preferencia con el fin de salvaguardar su vida. Acá es diferente. Uno, porque tiene un auto, tiene el poder y los demás deben respetar eso. 

Si entendiéramos el respeto que merece el peatón, no nos costaría mucho tomar parte de una actitud positiva. Yo, que tengo "el poder" en la calle, cedo a esa cualidad para dársela al peatón. ¿Qué pierdo? ¿Unos segundos?

Portada de El Comercio 14.08.2010
4. Los monos al volante 
¿A qué me refiero? A los conductores de taxi, combi, autos particulares, buses, Marcedes Benz o Audi incluso, que cualquier cosa que quieran gritar, no la desaprovechan. Pongámonos un poco críticos: ¿Qué gana alguien con gritarle a otro? ¿Ayuda en algo? No hace más que empeorar cualquier situación ocurrida.

Un poco de autocontrol y respeto civilizado haría mejorar la comunicación entre los conductores. No porque grito, tengo razón. Y si grito no solo me afecta, sino a la otra persona también. ¿De qué lado queremos estar?



A manera de conclusión
El tema de fondo en el tránsito peruano es, creo, el egoísmo del conductor: el querer ser el rey de la pista, el que siempre tiene preferencia y razón. Convirtamos un poco ese pensamiento y empecemos a comportarnos de manera civilizada: entendiendo que cualquiera puede tener prisa al manejar, que cualquier se equivoca o que cualquier tuvo un mal día. Un semáforo o un policía no van a hacer el cambio, sino uno mismo. Entender que no todo es como yo lo veo, ayudaría a mejorar la comunicación en el tránsito.


1 comentario:

Franciscofcv dijo...

Muchas veces creemos que Lima es el centro del mundo. Lee esto para que veas que ni estamos entre las 20 ciudades con peor tráfico del mundo: http://gizmodo.com/5838333/the-most-horrific-traffic-in-the-entire-world

El problema del transporte en Lima no es el tráfico o la cantidad de vehículos en las pistas; el problema es otro...